el despertar

Paso 7

La verdad

Todos tenemos la nuestra

"No encierres tu idea en una caja de metal, deja la puerta entreabierta para que pueda salir y entrar."

cambia de vida
Una vez comprendido que la realidad es eso que sucede de forma neutra y es etiquetada por nosotros conforme a nuestro pensamiento actual, podemos focalizarnos en ¿Cuál es la verdad? ¿Tengo yo razón en mis opiniones? ¿Cuando discuto por algo soy siempre el que tiene la razón? ¿Está mal ese comportamiento que tiene la persona que me molesta? Hemos aprendido que cada persona tiene una personalidad por su temperamento y carácter que depende del ambiente externo. Hemos aprendido con las experiencias, familia y cultura determinados conocimientos y ahora con ellos justificamos que tenemos razón en nuestras ideas. Si los factores que anteriormente he nombrado (experiencias, familia, cultura) se hubiesen dado de forma diferente, nuestra razón sería otra, esto viene a decir que no podemos asegurar que sabemos la verdad absoluta, solo tienes tu verdad individual en un momento determinado.
 Puedo decir: Ahora tengo una idea, es la que defiendo con mis argumentos, pero permanezco abierto a poder estar equivocado, por eso no me cierro al oír algo distinto a lo que creo, porque es posible que al adquirir mas conocimientos cambie mi idea y la mejore. Este nuevo paradigma hará que no paremos de aprender y crecer, que tengamos unas ideas que estén en constante evolución y crecimiento. Dijo una vez un anciano con barba blanca «solo sé, que no sé nada».

Práctica

Aferrarse a una idea por completo nos impide estar preparados para poder aprender. Hemos entendido que la verdad absoluta no existe, son solo interpretaciones de nuestro cerebro con sus aprendizajes y creencias. ¿Crees que eres torpe? ¿crees que la ideología política de izquierda o derecha es la mejor? ¿piensas que tu malestar en el trabajo proviene por la actitud del jefe? ¿te han dicho que eres de determinada forma y lo has creído? Todo es neutro. En mi caso, personalmente, intento tener una idea propia sobre las cosas, a diferencia de lo tozudo que era hace unos años, ahora intento escuchar a otros y estoy más abierto a pensar que, tal vez, puedan tener una verdad más valiosa que la mía. 
No tengas miedo, permite que en tu mente entren ideas nuevas por muy locas que sean, revísalas desde la calma, sin tensión, sin bloqueos, ábrete al conocimiento, permítete errar sin miedo, mejora escuchando a otros, leyendo y crece poco a poco. No encierres tu idea en una caja de metal, deja la puerta entreabierta para que pueda salir y entrar.

Comentar este paso en redes sociales

© 2020 Todos los derechos Reservados